Translate - Traducir

1/6/11

Detrás del Endeavour y su última jornada


El Endeavour acaba de aterrizar y hace dos días fue el último día de su tripulación en la Estación Espacial Internacional (EEI).  Las tripulaciones del Endeavour y de la EEI se despidieron en una ceremonia que presenciamos los operadores de vuelo, desde el Centro de Control de Misiones en Houston.  Al terminar la ceremonia, se cerraron las compuertas entre la EEI y el transbordador.  Durante esta misión fueron instalados exitosamente el  Espectrómetro Alfa Magnético y el ELC3 además de otras partes de repuesto en la EEI. Este es el último vuelo del Endeavour y sólo falta un vuelo más, el del transbordador Atlantis que está programado para despegar este verano en el mes de julio. 

Mi última responsabilidad como planificador de operaciones de vuelo fue en el día 14 de esta misión. Mientras presenciaba en vivo la despedida entre ambas tripulaciones (actividades que habíamos planificado y finalizado el día anterior), mis colegas y yo estábamos finalizando por la madrugada la línea de tiempo de las actividades de desacoplamiento por realizarse el próximo día entre el transbordador y la EEI (en la foto pueden ver la línea de tiempo que usamos para planear la vida de los astronautas en el espacio y pueden apreciar la actividad de la ceremonia de despedida “farewell”).  ¡Que misión tan larga pero satisfactoria! Al final de mi turno en misión control, mi trabajo como Ingeniero de Planificación Real de todas las actividades espaciales de esta misión había terminado. Sentí un gran alivio y una gran satisfacción por el reto cumplido y por las grandes experiencias vívidas.


Dentro de las experiencias que más me llamaron la atención al planificar esta misión en tiempo real, fue por ejemplo, el tener que replanificar varias veces el día de vuelo numero 6 de la misión; uno porque se decidió  que se tenían que inspeccionar las placas termales del transbordador y otra porque el Papa Benedicto XVI pidió cambiar la agenda de su conferencia con los astronautas en varias ocasiones.  Al final de mi turno, me fui a casa sin saber si la conferencia quedaría agendada a esa hora, o si mi colega de relevo de turno la tendría que cambiar nuevamente.  Al regresar al otro día (mejor dicho a la madrugada siguiente), supe que la conferencia quedo agendada a la hora prevista porque vi a varios hombres con sotana y al Cardenal Di Nardo sentados en la sala de visitas de Misión Control.  Al llegarse la hora de la conferencia mientras preparábamos el siguiente día de ejecución, todos sintonizamos nuestros canales de TV y las ondas radiales por las cuales nos comunicamos, a la conferencia en vivo desde el Vaticano entre el Papa y los astronautas en el espacio. De repente el silencio inundó todo: los pasillos del edificio, ambos centros de control de misiones (el del transbordador y el de la EEI) y todas las habitaciones anexas desde donde operan el resto de los controladores de vuelo.  Normalmente es un bullicio entre nosotros mientras coordinamos lo que tenemos que coordinar, pero esta vez, todos nos pusimos atentos a este evento (hasta aquellos que son de otras religiones y credos,) fue un momento especial que unió a toda la comunidad de operadores de vuelo aquí en Houston.

Otra de las experiencias tras bambalinas de esta misión fue que al estar en operaciones reales durante mi turno, escuchamos en dos ocasiones las alarmas de fuego la EEI, que al final de cuentas resultaron falsas pero nos pusieron a todos los pelos de punta (incluyendo a las tripulaciones que siguen el protocolo de escape de emergencia y se van flotando hasta el modulo de escape por si las moscas).  ¿Han visto Apollo 13? Pues cuando lo vean se van a dar una idea de cómo estas alarmas causan un revuelo entre los operadores de vuelo y una movilización inmediata ente la comunidad de ingenieros.  Resulta que la primer alarma fue a causa de una bolsita de plástico que obstruyó uno de los filtros (¡esas benditas bolsas voladoras!) en la EEI, y en la otra ocasión uno de los cosmonautas rusos estaba realizando mantenimiento en uno de los cuadros eléctricos del segmento ruso.  Y bueno, otra de las súper experiencias de esta misión fue el haber planificado la cuarta y última caminata espacial, además de presenciar en tiempo real el record de más de 1,000 horas de caminatas espaciales. 

Este es el último vuelo del Endeavour y por lo tanto es una experiencia agridulce para muchos que han trabajado desde sus inicios la era de vuelos de los transbordadores.  El Endeavour para mi representa la esperanza, la dedicación y el espirito explorador de todos los que contribuyeron a su construcción, mantenimiento y reparación; así como a sus vuelos, a sus operaciones, a sus misiones espaciales y al beneficio que ha otorgado en conocimientos médicos y científicos al mundo.  El Endeavour es símbolo de unión, de renacimiento y del poder de fuerza y de recuperación que se vive después de una tragedia.  Este transbordador fue construido para reemplazar al Challenger después del trágico accidente que marcó la vida de muchos entusiastas y apasionados por la exploración del espacio, incluyendo la mía, ya que trazó mi destino conduciéndome hasta el cerebro de operaciones espaciales más prestigioso del mundo.  Jamás imagine que con el nacimiento del Endeavour, nacía el entusiasmo y el sueño de toda una niñez, y que este último vuelo sería mi última asignación de todas las misiones espaciales de los transbordadores.  ¿Qué coincidencia no?

Cabe recalcar el trabajo de todos aquellos que tras bambalinas hicieron que esta misión fuera posible.  Son miles de personas orgullosas de realizar su trabajo con excelencia y de trabajar en equipo para un fin común: Seguir con la exploración del espacio.  Entre ellas me incluyo humildemente y con orgullo agradezco la gran oportunidad de haber sido parte de este legado tan histórico y de haber participado en más de 12 misiones espaciales.  Sobre todo de hacer partícipe a México de esta experiencia, porque aunque estoy muy agradecida de ahora formar parte de este país y de las oportunidades que me ha brindado, no olvido que soy mexicana y que en mi país de origen hay otros jóvenes que como yo quisieran o buscan ser parte de una experiencia como tal, pero desafortunadamente las oportunidades en este campo son inexistentes o lejanas.  Los dejo con las palabras del Comandante del Endeavour, Mark Kelly y con un video genial de los inicios de esta misión del transbordador STS-134.

“En este vuelo final del transbordador espacial del Endeavour, queremos agradecer a las decenas de miles de empleados que han puesto sus manos sobre esta increíble nave y quienes han dedicado sus vidas al programa espacial del transbordador.  Como americanos, nos esforzamos para mejorar la vida de las generaciones anteriores, y nos esforzamos por ser una nación unida.  En estos esfuerzos, constantemente somos puestos a prueba.  Esta misión representa el poder de trabajo en equipo, del compromiso y de la exploración.  Está en el ADN de nuestro gran país el alcanzar las estrellas y el explorar; no debemos detenernos.”



Commander Mark Kelly’s words on the STS-134 mission:  “On this final flight of space shuttle Endeavour, we want to thank all the tens of thousands of dedicated employees that have put their hands on this incredible ship and dedicated their lives to the space shuttle program. As Americans, we Endeavour to build a better life than the generation before, and we Endeavour to be a united nation. In these efforts, we are often tested. This mission represents the power of teamwork, commitment, and exploration. It is in the DNA of our great country to reach for the stars and explore; we must not stop”.

8 comentarios:

  1. Gerson & Carolina1/6/11 17:46

    ¡¡¡¡¡Felicidades!!!! Enhorabuena...

    ResponderEliminar
  2. Dorothy Caram3/6/11 11:28

    Gracias por compartir tus experiencias al trabajar en NASA.
    Dorothy Caram, Ed.D.

    ResponderEliminar
  3. Gracias tocaya, saludos y espero nos encontremos pronto en uno de los eventos que nos unen aqui en Houston.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Gerson y Carolina, nos vemos pronto!

    ResponderEliminar
  5. Dr. Alberto Correa6/6/11 13:42

    Gracias Dorothy por compartir estos momentos emotivos. La exploracion del espacio ha tenido muchas etapas. Esta es la conclusion de una de tantas. Lo importante es evaluar lo que hemos logrado. Mi interes de cientifico se complace al conocer mas sobre el universo que habitamos. Pero tenemos tantos problemas en esta nuestra tierra que tambien nos preguntamos en un analisis costo-beneficio hasta donde podemos darnos el lujo de gastar estos recursos. Son dos caras de una moneda en donde el sufrimiento de millones es abrumador. Y las crisis que se avecinan son aun mayores. Creo deberiamos evaluar con detalle en donde estmos parados y dedicar los recursos a alcanzar el mejor de los bienes.
    Dr. Alberto M. Correa

    ResponderEliminar
  6. Muy buen punto Dr. Correa, y creame que ya se esta explorando este tema en la exploracion del espacio, sobre todo como se pueden combinar la exploracion y los beneficios a la humanidad para formar un circulo sustentable. Mucho saludos y gracias por su comentario.

    ResponderEliminar
  7. Ignacio Pinto-Leon22/7/11 16:19

    Dorothy, como siempre un gusto leer tu artículo. Me encanta mi trabajo, pero cada vez que leo tus descripciones de lo que haces, naturalmente pienso que lo mío es de lo más aburrido, jajaja. Muchas felicidades por tanto éxito profesional, familiar y personal.

    ResponderEliminar
  8. Dorotinaruiz26/7/11 23:28

    Gracias Ignacio, pero yo creo que tu trabajo es super interesante igualmente. Nada aburrido, al contrario! Saludos

    ResponderEliminar

Enter your comment - Deja tus comentarios