Translate - Traducir

23/5/10

El ultimo vuelo del Atlantis


Hoy es el ultimo día que trabajo la misión STS-132 del transbordador Atlantis acoplado a la Estación Internacional Espacial (EEI) como operador de vuelo.  En esta ocasión mi responsabilidad principal fue procesar todos los mensajes que son mandados al espacio para la tripulación de la EEI y la tripulación del Transbordador Atlantis cuando estuvo acoplado a la EEI.  Para mi es una ocasión especial porque esta es la última jornada del transbordador Atlantis al espacio, cuyo despegue ocurrió hace un poco más de una semana (14 de mayo del 2010 a la 1:20 pm). Durante mi carrera profesional como Operador de Vuelo de la ISS (~ 6 años), el Atlantis ha volado 6 veces (yo participe en las misiones STS-115, STS-117), incluyendo esta y la cual es la misión espacial número 32 (STS-132) del Atlantis desde que se inició su servicio en octubre de 1985.. Después de esta misión, solo quedan otras dos misiones, las de los transbordadores Discovery y el Endeavour.   


Por si las moscas (como decimos en Mexico), el Atlantis será preparado como nave de rescate para la última misión del Endeavour (STS-134) cuando sea lanzado a finales de noviembre.  En caso de que no haya ningún tipo de emergencia, es posible que el Endeavour sea utilizado nuevamente para otra misión de carga y suministro de víveres (eso si el Presidente Obama lo aprueba).  Al final de este año, la NASA retirará los transbordares del programa espacial y la agencia cambiará su enfoque a programas de innovación de tecnología y exploración y la exploración de Marte y la visita de astronautas a un asteroide.  En esta ocasión, el Atlantis concluyo tres caminatas extra vehiculares, entrego un compartimiento integrado de carga y un modulo de investigación. 

El último vuelo del Atlantis me inspira emoción y melancolía a la vez, pero creo que esto sentimientos encontrados los voy a sentir más cuando trabaje el ultimo de todos los vuelos.  Se siente emoción porque se es parte de la historia de la exploración del espacio.  Al menos para mí es fascinante leer sobre la historia de la exploración espacial mundial y todas sus etapas, desde el lanzamiento del Sputnik en 1969, el viaje del primer hombre al espacio de Yuri Gagarin, las palabras inspiradores de Neil Armstrong al ser el primer hombre en pisar la luna, la misiones del Apolo, Géminis, el Voyager, Skylab, etc. hasta llegar a lo que tenemos ahora, que es la casi terminada Estación Espacial Internacional gracias a la contribución de los vuelos de los transbordadores a esta misma.  Todos estos acontecimientos históricos son vistos en documentales y programas de renombre a nivel mundial y hay cientos de niños y jóvenes que como yo alguna vez fueron inspirados por estas imágenes, anécdotas y narraciones para luego formar parte de esto.  Todos somos parte de la historia de la Tierra como sociedad en los acontecimientos que suceden a diario, pero no todos tenemos una participación directa en los mismos y eso es lo que lo hace tan especial para mí.  En un siglo mas, mis descendientes van a leer en los libros de historia sobre esto y para mi es una meta dejarles un legado de participación propia en eventos tan importantes.  No solo a mis familiares, sino aquellos jóvenes mexicanos que encuentran una gran pasión en todo lo relacionado con la exploración del espacio y buscan saber que hay más allá. 



La melancolía viene porque bueno, ya esto nos indica que solo nos quedan dos vuelos mas y es hora de retirar la flotilla de transbordadores para iniciar otra etapa, además yo inicie trabajando en la NASA con instructor de astronautas del transbordador, y lo aprendí a volar en la parte del ascenso e inserción a orbita en el simulador, y ahora ser testigo de los últimos tres vuelos, pues es algo triste.  Más que nada porque tendremos que depender de los rusos para mandar astronautas a la EEI hasta el 2015 cuando se construya un vehículo espacial nuevo.  Y bueno, las misiones son una experiencia inolvidable:  las horas de trabajo intensas, el dinamismo que se vive, el espíritu de excelencia y meticulosidad, el querer entregar lo mejor de ti y un trabajo de calidad, el resguardar la seguridad de tus compañeros astronautas en el espacio y poner tu mejor esfuerzo abajo para hacerles la vida menos difícil arriba, el trabajo en equipo en los centros de misión control, las celebraciones, los aplausos cuando se cumple una meta, la reacción inmediata cuando hay una contingencia, los abrazos, las sonrisas, las miradas a las pantallas frente a nosotros viendo hacia el espacio, la ejecución de los experimentos de nuestros colegas científicos, el tamaño de la tierra desde la ventanillas de las naves espaciales, escuchar las platicas por las ondas radiales entre los astronautas y los niños en la tierra, las entrevistas por televisión, las maniobras, la innovación de tecnología, la mente hábil de los controladores de vuelo, los lanzamientos, los aterrizajes, las bienvenidas….todo eso se va a extrañar.


Nota:  Se han ocultado las caras de mis colegas por razones de privacidad.