Translate - Traducir

20/12/10

Biscotti Navideño

En una semana nos vamos toda la familia a Italia, vamos a pasar la navidad en Roma y luego iremos a Nápoles a la boda de nuestros amigos y aprovechando la estancia vamos a visitar los nacimiento famosos de Vía San Gregorio y probar la famosa pizza napolitana.  Luego vamos a visitar la costa de Amalfi y regresaremos al norte de Italia recorriendo las regiones de Umbría, Toscana, Abruzos y Trentino-Alto Adigio.  Tal vez visitemos Alemania y Austria nuevamente, para ver los mercados navideños, pero lo veo difícil. 

Como vamos a pasar los días festivos en estas tierras, pues hay que entrar en ambiente de una buena vez, así que pienso preparar algo que pueda acompañar con un buen espresso, café,  moscato, u algún vino dulce de la región toscana.  Como yo siempre ando amexicanando todo, pues pienso acompañar mi biscotti con un rico chocolate oaxaqueño. 

El biscotti en Italiano quiere decir “dos veces cocido al horno”, básicamente son galletas crujientes de todas variedades y sabores.  Al comer estas ricas galletas, se remojan en la bebida con la que las acompañas y al llegar a tu paladar, mmm, es verdaderamente genial.  En fin, les comparto esta receta y si la llegan a hacer, que la disfruten.  Buon appetito!

Ingredientes
4 oz. de mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)
1 taza de azúcar
3 huevos
2-1/2 tazas de harina multiuso
1 taza de almendras peladas y molidas en un procesador
Jugo y ralladura de un limón
3 cdtas. de semillas de anís
1-1/2 cucharadita de polvo para hornear
1 / 8 cucharadita de Sal
2 cucharadas de extracto de vainilla
2 cucharaditas de extracto de almendra


Pasos:
1)      Combine la mantequilla y el azúcar y bata hasta que quede la mezcla esponjada.
2)      Agregue los huevos a la mezcla del paso anterior uno por uno.
3)      Agregue la harina, el polvo para hornear y la sal en tercios e incorpore bien todo
4)      Añada los ingredientes restantes y mezcle bien. Asegúrese de que las almendras se distribuyan uniformemente en la mezcla.
5)      Ligeramente ponga  mantequilla y  harina en una bandeja para hornear galletas
6)      Coloque la mezcla en la bandeja para hornear en dos largas tiras de 4 pulgadas de ancho por 1 pulgada de alto.
7)      Usando una espátula de goma, empareje la parte superior, los lados y los extremos de las tiras.
8)      Coloque mezcla en el horno a 350 grados durante 30 minutos. Retire del horno y corte transversalmente en trozos de ¾ pulgadas. Meta nuevamente las piezas al horno a una temperatura de 250 grados durante 45 minutos.
9)      Retirar y voltear las piezas. Regresarlas al horno por 45 minutos adicionales.
10)   Apague el horno y  deje enfriar las galletas biscotti en el horno.
11)  Se pueden almacenar en recipiente hermético. El biscotti se puede almacenar hasta un mes. 

4/12/10

A Quest for the Perfect Tamales

It is that time of the year, Christmas music on all the radio stations, unavoidable traffic near the malls and shopping centers, decorations around the neighborhood, and the great smells of ginger bread cookies, panetonni, nutmeg, cinnamon, and all kinds of Christmas goodies to savor from here and from around the World. Of course, who cannot enjoy the Christmas movies with Charlie Brown and Rudolph the Red Nose Reindeer with marshmallows dipped in the hot cocoa.

Well, let me say I really love Christmas in the United States, but it is also a time I miss Christmas in Mexico the most.  I’ve attended plenty of Christmas parties here in the United States and they are great, but I really miss the parties in Mexico, or to be more specific, the Posadas.  The Posadas topic deserves a whole page to itself, so I will save this for another posting later this year.

When this time of the year comes, I start craving all the good food from Mexico, chocolate caliente, ponche, café con canela, canela caliente, all kinds of hot drinks made with maíz called atoles, like champurrado,  atole de guayaba, atole de piña, and the one specialty from my home town “atole de teja”.  If you are wondering what an “atole is”, stay tuned for my next blog post of look it up.  All these hot drinks are accompanied by pan mexicano, which can be purchased in any bakery in Mexico called “panaderías”.  Of course now in the modern days, any big mega grocery store in Mexico has a panadería in their bakery section, however the taste of the bread is not the same as the homemade bread made in the local small panaderías.  I’ve been fortunate enough to taste fresh hot bread from a panadería right out of the oven, or what we call “recién salidito del horno”.  When I was a kid, one of my daily errands was to get fresh bread in the evenings, and I loved it!  As I would walk back home, I would eat one or two pieces on my way back, so soft, with such a wonderful smell of vanilla, mmm, I was full by the time I got home. 

Besides missing all the typical goodies from Mexico, I miss the grand famous “tamales”.  Tamales are everywhere you go in Mexico during the Christmas season; they are part of the food staple in Mexican families as a way to share this magical time of the year with friends.  During this time of the year, visiting people’s houses is very common, and almost every host offers tamales accompanied by a hot drink.  The most popular tamales in every household are made out of pork with chile rojo, but there are many other different varieties:  ground beef (picadillo), chicken (pollo), beans (frijoles), peppers with cheese (rajas de chile con queso), turkey (pavo), and the plain sugar tamales, some with raisins and coconut.  

These are all wrapped in corn husks and once done they are best to taste when they come out of the steaming pot.  I’m not a food critic, but in my opinion, the best tamales are thin, moist, not too greasy, and one should be able to taste the flavor of the masa or the corn, which should not overshadow the taste of the filling of the tamal.  In other words, both the masa and the filling should really complement each other, but the masa to me is the most important thing.  Perfectly thin, perfectly moist and soft, not too salty, not too spicy, just perfect.  The way I test the consistency of the masa once is cooked is through my hands and a fork.  The softness is felt right away, almost leaving a footprint of steam and moistness in your hand, and if tested with a fork, the fork should go right through the masa, with no hesitations.  Of course, we must not forget about the tamales wrapped in banana leaves and agave leaves, there are many varieties in Oaxaca, Veracruz and Yucatan as well as other parts of the country.

In my lifetime, all the tamales I happen to eat, are always compared to Cata’s tamales, and believe me, that is a super high standard to measure against.  Cata is an extended family member who makes the best tamales in Matehuala, my hometown.  Every year when the posadas are about to start, she gets hundreds of orders from people who know how well she cooks them.  Her tamales are hard to beat, not is only is the masa fantastic, but the filling she makes for the tamales is amazing!  She combines the right ingredients of “red chiles”, with the right spices, with the right amount of pork.  Her tamales are small but generous, in other words, you get a lot of juicy pork once you open one. 

Now, let me tell you about my experiences here in Texas when it comes to tamales.  First of all, I’ve heard too many funny stories about people eating tamales with the corn husk. For all of those who don’t know how to eat a “tamal” (is not “tamale” people), you take off the corn husk by unwrapping it from the masa, pour some salsa on top of it, and enjoy!  That’s it!  Another surprise to me has been tasting tamales with too many spices (including paprika, chili powder and Cajun spices), or in other words are called “tex-mex” tamales.  As I’ve said before, the flavor of the masa should not overpower the filling, otherwise you won’t be able to taste both, but hey, if that’s how people like it around here, that’s fine with me.  To me is best to keep things simple; all I know is I won’t be tasting tex-mex tamales any time soon.  Another grand surprise I’ve found is people put gravy on their tamales!  What?  Yes, gravy!  I’ve seen it with my own eyes, and I have not had the courage to taste tamales with gravy yet. 

Maybe one day when I go desperate for any tamales, I will.  Last but not least, here in Texas, chili tamales and cheddar cheese with beans are a big thing, as well as brisket and barbecue tamales.  No offense to the tex-mex cuisine, I’ve accepted some of its modifications to authentic Mexican food, but not in a tamal. I guess I will stick to my good old authentic traditional tamales, no matter what tex-mexers think.

So I’m too busy these days to make tamales, I must confess I’ve never made tamales in my life.  I remember helping make tamales by smearing the masa to the corn husk with a spoon, it takes practice as if you almost have to develop a skill on how to do it right, not too fat, just thin enough to be able to hold all the juices of the meat, but that’s as far as my tamal making skills go.  So instead of making tamales, I decided to look for the perfect tasty tamal in the area sticking to the southern part of the city.  I found 7 places in total, two of them were already closed forever (yeah, gone out of business for not making the right tamales, that’s right!) and the other 5, I decided to explore.   By the way, during my quest I decided to avoid the usual tex-mex tamales makers in the area (pretty popular on the search engines with all the comment reviews in English) and are the only ones who have web pages, but I’ve tasted these tamales before and even though they are pretty good as tex-mex, they  don’t fit in the “authentic Mexican food” category.   Out of the 5 places, 2 were grocery stores who sell tamales in their kitchen section.  I shall say, both places had really greasy tamales, so down to 3:  Alma’s Tamales, Texas Tamale Factory (ok, this is te- mex but I gave it a try), and Tamales Doña Tere
So who has the best tamales in the South part of Houston of these 3?  Well, Texas tamales Factory has a good variety of tamales, they are thin, but again, the masa has no simplicity in its taste and no softness which in turn overpowers the taste of the pork, one can actually taste the paprika or the chili (not sure what’s there); as far as the salsa, well, it also taste like chili, but hey, if that’s what people like, I respect that.  Is it moist enough?  Yes, but not to the consistency of Cata’s tamales, it doesn’t bend in your hands. What about Alma’s tamales?  I’d say they taste about the same as Texas tamales factory, I actually tasted their bean tamales with white cheese and let me say this which sums it all up:  if you can actually taste the beans from a can, that says a lot about a tamal.  Last but not least, Tamales Doña Tere has the most flavorful tamales in my humble opinion.  Just taste the masa and you will see what I mean when I’m talking about actually savoring the flavor of the masa at its most simple state, not so salty, not many spices, just good enough to compliment the filling.  Also, the pork filling is pretty good, you can actually taste real authentic chile ancho sauce along with all the other chiles.  The only downside to these flavorful tamales:  they are way too thick, the masa is actually harder than the previous two places, and the filling of the tamal is a little dry and not enough for the size of the tamal.   So even though the moistness is compromised by the thickness of the tamal, I think it is still the best choice.  Also, if you are going to order a dozen of tamales from this place, well, it is quite expensive.  Each tamal costs about $1.39 and the same price per tamal is kept even if you order a dozen, so this is a thumbs down for me when ordering in big quantities, the other places offer much competitive prices for a dozen.

In conclusion, I didn’t find the perfect tamal, but then what was I expecting?  You can’t have perfection in food but in its place of origin, that’s just how it works.  No matter how far the flavor is modified to accommodate the local culture, like in Texas, a tamal is a tamal due to its concept and it might taste better to the locals then tasting a tamal in Mexico because they already got used to the modified flavor.  Then the quest for the perfect tamal fails or not, it depends on the person and the taste. 

On my way back to the house, I decided to ask around at a big local grocery store that made the best tamales in the area, none of the names above came up.  One person told me “Amelia” made the best tamales to order, another lady said she made good tamales herself, and another person told me to go to one of the cooks in the store, everybody ordered tamales from her.  Ok, so maybe I can find a replica of Cata’s tamales in one of these ladies.  Who knows, maybe I did find the lady who makes the perfect tamales!

2/11/10

El último vuelo del Discovery: Calavera al Discovery

Para seguir una de las costumbres mexicanas de Día de muertos y celebrar el despegue del último vuelo del Discovery este mes de noviembre, compuse esta calavera.  Va dedicada a todos aquellos astronautas que han perecido en la jornada de la exploración espacial y mis familiares que han pasado a mejor vida y sé que estarían felices de saber que fui participe de esta misión: Tío Chicho, tío Peter y mis dos abuelos Ernesto y Bernardo.  Sobre todo, va dedicado a Esperanza y al abuelo que nunca conocí.














En su última misión
al espacio va a parar,
con 6 astronautas brillantes,
en función de reparar.

El Discovery al espacio,
siempre pudo transportar
satélites, módulos, experimentos,
y hasta al telescopio Hubble
con el Canadarm,
pudo levantar.

Con mucha experiencia
realizó 30 misiones,
y regresó al vuelo victorioso,
después de duras aflicciones.

En honor a unos barcos
Discovery se le nombró,
por su espíritu de expedición,
explorador de cielos y no mares,
su nombre se lo ganó,
y de eso no hay objeción.

En su última misión
 del STS-133,
el Discovery se llevó a Leonardo,
que no era pintor,
 y al Robonauta 2,
como astronauta suplidor.

El Discovery a su regreso
transportó el espacio en una botella,
Que disque pa’ que enlace
a los humanos con las estrellas.

Soy una mexicana,
que orgullosamente desde la tierra,
participó en esta misión,
y que compuso esta calavera,

pa’ seguir la tradición.

Al que no le guste esta manera
de hablar sobre el espacio,
que se vaya mucho al camposanto,
a reposar con San Ignacio.

Ya se nos fue el Discovery
ya por fin va a descansar,
la calaca no perdona,
ni al que alto quiera volar.

De eso trata,
Rocket Science a la Mexicana,
una manera de divulgar la ciencia,
desde una nueva ventana,
con cultura, tradiciones y anécdotas reales,
porque el espacio es para todos,
no solo pa’ los nerds intelectuales.

La ciencia y el espacio,
es para todos por igual,
niños, calaveras, poetas y albañiles,
artistas, abuelitas,
zapotecos y huachiles. 

Ya con esta me despido,
antes de que llegue la catrina,
no sea que se enoje,
y me dé en la mandarina. 


El Discovery, la 3er flotilla de los transbordadores, primer misión 30 de agosto de 1984, ha completado más de 30 misiones, ha sido designado como  flotilla de “regreso al vuelo” después de los accidentes del Challenger y el Columbia.  Se le nombra Discovery en honor a barcos de expediciones de exploración hechas a partir de 1600 y en 1700 uno de los barcos liderado por el famoso capitán James Cook.  Destinado para explorar el cielo y no los mares, ha sido el sistema de transporte usado para el telescopio Hubble y sus reparaciones.  El Discovery en sus viajes al espacio, ha transportado satélites, módulos para completar la construcción de la Estación Espacial Internacional (EEI), tripulaciones de astronautas, y ha sido la plataforma para numerosos experimentos científicos importantes.
En la misión 133 del Discovery,  se instalara el modulo multiusos permanente (PMM) llamado Leonardo en la EEI,  y se i instalará el tercer panel ELC-4 para almacenar repuestos no presurizados usados para experimentos.  También serán transportados  en la carga Discovery, el primer Robot Astronauta Robonauta2 conocido como R2, y se llevará a cabo dos caminatas espaciales y un experimento especial de la Agencia Espacial Japonesa llamado “El espacio en una botella” durante una de estas caminatas para que sea exhibido en museos al regresar a la tierra.   

Yo como Mexicana, me siento honrada de trabajar en la última misión del Discovery y ser parte de la historia de la Exploración Espacial y de contribuir con ello a la planeación de todas las actividades que van a ser realizadas por la tripulación del Discovery y los astronautas de la Estación Espacial Internacional. Saludos a todos mis compatriotas Mexicanos que tienen pasión por la exploración del espacio, que buscan que estas oportunidades lleguen a Mexico, y a todos aquellos ingenieros y científicos que contribuyen a tal causa. 


  

11/10/10

Meeting Carlos Fuentes Through la lengua de Cervantes




Me toca el turno de saludar a Carlos Fuentes, lo saludo y empiezo a parlotear: “Hola, mi nombre es *****, mucho gusto en conocerlo.  Admiro su manera de escribir, sus libros me transportan al pasado de México y al México que me falto por conocer y creo que usted es uno de los escritores más influyentes de todo Latinoamérica.  Hace tiempo lo fui a ver a una charla, de ese tiempo para acá se nota que los años han hecho de las suyas, como que ya anda “chocheando”.  ¡Ups! (pensé en voz alta).  ¡Lo que quise decir es que usted es todo un Chocho de la literatura!  (mejor ya cállate).  Bueno, perdón me distraje, en resumen usted es un gran escritor (sonrisa avergonzada).  Le agradecería mucho me autografié su libro Las Familias Felices ah y tengo algunas dudas: ¿Por qué en sus novelas no habla de personajes actuales de nuestra generación? ¿Qué piensa de la reforma migratoria? ¿Por qué Gabriela Mistral es la única mujer de Latinoamérica con premio Nobel, acaso aun prevalece el machismo hasta en la literatura?  ¿Por qué las novelas de los escritores mexicanos siempre toman lugar en la ciudad de México, acaso no existe el México mágico fuera de la capital? Por ejemplo, no es por presumir, pero yo conozco un lugar mágico cerca de Matehuala, la ciudad donde crecí, se llama Real de Catorce, tal vez ahí puede tomar lugar su próxima novela.   Y por último, ¿Le podría dedicar este libro a Sofía? En una entrevista usted menciono haber estado agradecido el pasar con sus abuelas los veranos en México para aprender bien el español, yo espero que Sofía pueda leer este libro en su lengua materna cuando crezca y así pueda comprender lo complejidad de nosotros los mexicanos y evitarse un fuerte “culture shock” cada vez que visite mi país.  Gracias por su dedicatoria y autógrafo, ¿Qué dice aquí, perdón?” (¿Qué son estos garabatos?). 
Today I meet Author Carlos Fuentes again, but this time I will introduce myself in person with a handshake, one of his books, and a pen ready on my hand so luckily I can get an autograph.  Above, I describe how my horrible imaginary introduction would be after the talk as I’m about to meet him (of course all in Spanish), blabbing slurred Tourettian spasms of words due to my nervousness.  What I mean by meeting him again doesn’t mean I have met him before in person (although last time I saw him at a previous talk, we were both younger, ha!), it just means I’ve known him through reading his books.  I’m not a book critic, for I don’t have a scholarly background on literary styles, characterization, and so forth, nor I possess the talent to remain objective enough about the topic in question.  However, I would have to agree with the critics out there who cite him as one of the most prominent writers in Latin America. His quality of writing is comparable to Gabriel García Márquez, Octavio Paz, and the recent Nobel Prize winner Mario Vargas Llosa, all whom I’ve had the privilege of reading throughout my College years and beyond.
Reading the works of Carlos Fuentes, I understand little of his ideology and in a way his etiology for Mexican identity, although I don’t know if this is the case, I would have to ask him.  His books seem to intertwine the rhetoric of politics and the history that has shaped Mexico in a philosophical way.  However, I haven’t found much in his writings the current topics affecting the next generations in Mexico, nor the current representation of the everyday young female or male in a typical family circle of the 21st century.  Which brings me to a spontaneous thought, why don’t we have young writers of the caliber of Carlos Fuentes and others of his time who can relate and write about our generation?  It would be cool to read a novel set in current times through a clone of Carlos Fuentes who understands our family affairs, our relationships with others and the way we are shaping the world differently than our antecessors, mainly because of his style and the way he integrates current world affairs, politics, and history.  I would define his work a “capirotada of the United Nations specialized in Latin America”.  Pardon me if this definition sounds too vernacular, but I don’t know how to describe it any other way (at least for now). 

Later, as I arrived to the talk unclear of any expectations, I waited outside Alley Theatre for two good friends from Mexico who wanted to see him as well.  While waiting, I saw a diverse incoming audience, ranging from all ages, races, and backgrounds.  Finally we got to our prime seating and he was introduced, the stage was ready for him, lights at a center table and a full audience.  As Carlos comes in, a member from the audience yells in Spanish “¡Bienvenido!”, and Carlos responds in a tenuous voice, “gracias” while bowing his head.  He starts reading excerpts from 3 of his novels, and his new novel to be released next year Destiny and Desire.  As he starts reading an excerpt from his first novel in English, a thought boggles my mind:  (Wow, he doesn’t have a narrator voice at all, I guess everybody is best at what they have a passion for, and his thing is writing, not narrating). His voice sounds tired at times, spotty, a bit quiet, or maybe lacking a bit of excitement.  His wrinkled hands talk in sync with his narrative, with long arched fingers fluttering in the air.  He talks about love, love at first sight, love through the eyes as an important element, a love relationship between egotism and acceptance.  Love of the imperfection and the love of loves as an attentive love.  The captivated audience applauds and quiets down immediately to hear his next excerpt, and so he moves on.  Then Carlos Fuentes starts reading in Spanish....my heart starts pounding and I realize I was wrong!!  He is a true narrator!  His tone of voice transforms into a radio voice, it gets louder, exciting, and moving.  He grasps for me and throws me into the novel, here, here, meet them! 
Su voz en español se convierte en un libro vivo, Carlos Fuentes se transforma en actor.  Los matices de la voz van cambiando conforme a lo que sus personajes van emitiendo en frases y palabras; palabras vivas, eufóricas, potentes, embriagantes.  El sonido fonético de cada palabra pronunciada, el ronroneo de las erres, “perro, perro, perro”, el énfasis en lo exaltado, el flujo de sonidos al compás del mensaje final, todo eso crea una imagen narrativa tangible, palpable y dinámica.  Envuelve a la audiencia, la transporta al pasado y la mete a su novela, la introduce a los personajes, la pone frente a frente a estos, lo hace real.  No hay mejor narrador que el mismo escritor de su novela, conocedor de sus creaciones y des sus palabras escritas por su puño y letra.  Mientras sigue narrando, manotea y manotea, sus dedos siguen aleteando en el aire y su cabello casi blanco en su totalidad brilla con los reflectores del escenario. 
 The inspiration keeps going all across the audience; you hear loud laughter, spontaneous applause between his phrases, whooping, and all the happy and vibrant response of a moved Latino audience.  “Concepción, Concha, Conchita”, he keeps talking: “Puras papas”, he continues on.  I’m thinking, how warm and cozy it sounds to be called Conchita, if your name is Concepción.  It doesn’t have the same effect if your name is Michael and someone calls you Mikey.  It is the beauty of the derived Latin languages, such that provides a warm proximity between the people.  The phrase “puras papas” doesn’t sound the same in English when you literally translate it to “Plain potatoes” to simply mean: that’s all B.S!  Maybe the excitement of hearing the narration in my mother tongue produces a biased effect on me (that is why I could not be a book critic), but it sure caught my short attention span. 

At the end of his narrative presentation, he was interviewed by a professor from the University of Houston, and I don’t know the competency of this Professor, but two ladies next to me apparently knew about her work and kept talking about how a better interviewer should have been chosen.  Throughout the talk, all kinds of topics were touched and most of my questions were answered, including the one about why all the novels take place in Mexico City.  Carlos Fuentes explained this city is very complex and hard to understand, it has so many different subcultures and such a great history that is hard not to make it the stage of a novel.  To his defense I would say it might be true, every time I visit Mexico City, I always learn something new about it and somehow I feel a connection there, as if we all belong to or come from such place.  Carlos Fuentes described current writers as diverse compared to the writers of his time who are no longer an avenue of expression from censored governments as before and who no longer emerge from a particular style of writing or art movement.  Carlos emphasized Spanish as no longer being the language of slaves as someone once told him, it is the language of Cervantes, Borges, Octavio Paz and many others who have opened up the platform of this language to be open for the world, including the U.S. (taking into account Hispanic minorities will be the majority in about 3 or 4 decades).  

Current problems in Mexico came up, including the issue of population growth of young mexicans under the age of 30, and how this could be taken as an opportunity to educate the country, provide jobs, infrastructure, and keep Mexico in a competitive economic status worldwide to keep Mexicans from migrating to the U.S (also pointed this phenomenon is a worldwide problem).  He talked about the legalization of drugs to alleviate the violence in Mexico, and how both countries are part of the problem. The baroque movement was discussed as well, as a Catholic expression to Protestantism in Europe, however in Latin America and Mexico as an outlet of the indigenous and the blacks to denounce repression from the Spanish Conquest.  Last but not least, he didn’t want to elaborate on what his favorite book was, describing it as an allegory to asking parents to choose who their favorite child was. Carlos forecasted the Mexican writer Jose Miguel Pacheco to be a future Nobel Prize Winner in response to the question if he would be the next one (he thinks the nominations are based on generational selection, and Mario Vargas Llosa already has the award for his generation).  At the end of the talk there was a standing ovation and the same member of the audience who yelled in the beginning yelled again:  “¡No te mueras Carlos!” causing all heads to turn his way.... Carlos Fuentes just responded with a bowing nod. 

After the talk, I was one of the last ones to be in line so he could autograph my book Happy Families.  As I was waiting for the great moment, my mind rehearsed all of things I wanted to say.  Finally I meet him, I extend my hand to shake his.  My word enunciation freezes up, as I seem to face a type of vocal cord shock, I utter nothing except; “nice to meet you, could you please sign this for my daughter so she will one day read this book in Spanish.  His tired grimace glances at me with a smile; he signs the book and tells me “mucho gusto y buena suerte a ti y a Sofia”.  As I turn around and walk away, I open the front matter of the book and read his dedicated autograph....I pause, get excited, read the dedication.....hmmmm, I try to read the dedication again.... (¡¿Qué son estos garabatos?!).

#CarlosFuentes #LalenguadeCervantes #LasFamiliasFelices #HappyFamilies

27/9/10

Praga: No soy una chica de tacones altos





Finalmente tuve la oportunidad de conocer la Republica Checa, que por cierto no la llamen Checoslovaquia porque los Checos se ofenden por esto, si quieren saber más sobre la historia les recomiendo visitar páginas de internet que hablan de esto. Llegue a Praga por medio de Frankfurt Alemania en donde espere unas tres horas para mi vuelo de conexión.  Al llegar a la terminal A en Frankfurt, tuve que desplazarme hasta la terminal B, por lo tanto tuve que tomar un tren interno, luego pasar por inmigración y después pasar por seguridad. Durante mi espera por el vuelo, compre un espresso doble para aliviar el jetlag y un croissant con chocolate, aun así, me quede dormida en la sala de espera.  

Al llegar a Praga mientras el avión descendía altura, pude apreciar los campos verdes de la provincia alrededor de Praga, pequeños pueblitos, pastizales, granjas y sembradíos.  El arribo fluyo con bastante simpleza, pero particularmente me recordó bastante a Rusia, ese toque especial de la influencia Soviética.  El idioma checo es muy parecido al ruso, ya que es derivado de los dialectos eslovacos, por lo tanto no me fue difícil entender algunas palabras habladas y escritas, ya que la pronunciación es muy parecida y el alfabeto es muy parecido al cirílico ruso.
El chofer de la casa de huéspedes donde me hospede me dio un tour exprés de Praga a mi llegada, aparte de mostrarme el Puente Carlos y apunto hacia un edificio inclinado, de arquitectura moderna y vanguardista, me dijo “ese es el edificio bailarín” o lo que llaman “la casa danzante”.  El arquitecto que lo diseño pudo lograr ese efecto visual, el edificio en realidad parece estar bailando como si estuviera arqueado, me recordó el estilo de Gaudí en los edificios de Barcelona. 

Al aproximarnos a la casa de huéspedes, cambio el paisaje de la ciudad, de histórica a contemporánea, de lo legendario a lo cotidiano suburbial en Praga.  Casas de 3 o 4 pisos en su mayoría con techos rojos, paredes rodeando las casas como si fueran castillos y en su mayoría llenas de vigas con grandes hojas verdes, edificios habitacionales, colinas, súper mercados, bares, restaurantes no turististicos, escuelas y gente caminando su rutina diaria.  Este es mi tipo de lugar, el cotidiano, el que muestra cómo se vive en un lugar sin tener que caminar entre masas de turistas (lo que yo llamo manadas, algo así como estar en Disneylandia) y la invasión comercial de los suvenires, de las fotos interminables de imagines sin sentido, del clásico turista que busca retratar su imagen en cada cosa que ve, arruinando de una buena vez el paisaje de la fotografía.  Esta área residencial me recordó al suburbio en el que viví afuera de Paris en mis tiempos de universitaria, Châtenay-Malabry, pero es una combinación de Europa Oriental y occidental porque igual me recordó al suburbio en el que viví en Moscú.  Hay que aclarar, que los suburbios en Europa son totalmente diferentes a los suburbios de Estados Unidos; no son conglomeraciones de casas “galletita” que parecen copias idénticas, alejadas de la ciudad y de la civilización, apartadas de la vida social y de las áreas de peaje donde a todos lados se tiene que conducir hasta para comprar lo más elemental como huevos o leche.  Los suburbios en Europa simplemente son extensiones peatonales de las ciudades, algo así como pequeñas ciudades, con tienditas, mercaditos y comercios muy accesibles y una vida peatonal fenomenal donde los coches no son necesarios (muy parecido a México y Latinoamérica donde aun se camina).  Por doquier vez gente caminando, cargando sus bolsas de mandado, mamás con sus carriolas acogedoras e impermeables para mantener calientito al bebe durante el frio y recorriendo las calles del barrio, niños y niñas caminando a la escuela, gente adulta dirigiéndose en sus trajes de negocio hasta las paradas de autobuses, metro o tranvía. 

A mi llegada a Casa Lidia, Jan el dueño me recibió muy amable y amenamente.  Me mostro el comedor, el área de escritorios para usar el internet y mi recamara en el tercer piso.  Jan y su esposa Jitka atienden la casa personalmente con un excelente servicio, el desayuno es genial y muy variado, ofrecen distintos tipos de jamones tradicionales como el pražská šunka, prosciutto y mortadelas, huevos cocidos, vegetales fríos, pan integral con granos enteros, variedad de yogurts, cereales, panes típicos, té, café y todo tipo de jugos.  Desde el balcón de mi habitación se puede apreciar gran parte de la ciudad, fachadas habitacionales, casas enormes, Iglesias góticas, el rio Moldava y todo el carácter moderno e histórico de Praga.   Jan me explico todo el sistema de transporte público en Praga y ahí mismo uno puede comprar boletos para el transporte, mientras me daba un tour virtual por la ciudad, me ofreció un té con pan tradicional de la región.  ¡Qué buen recibimiento!
En los días siguientes mi rutina fue después de disfrutar del desayuno tan saludable y variado de la Casa Lidia, caminar unos 7 minutos por la colina cuesta abajo (un tramo se tiene que bajar por escalinatas) hasta la parada del tranvía junto al rio.  Tomar el tranvía número 17 que recorre todo el rio, después tomar la conexión #22 que cruza el rio y recorrer lo que llaman el “nuevo Praga” o el área de Malá Strana que significa lado pequeño.  Este tranvía es el mejor para ver la ciudad y sube hasta donde está el Castillo de Praga, el palacio y otros lugares importantes y ofrece paisajes espectaculares de la ciudad, además se pueden visitar los jardines del palacio, el parque “Petrinske Sady” y hay una vereda especial que recorre todos los jardines bajando por la colina.   Desde esta parte de la ciudad se llega también a la Catedral de San Vito, hermosa catedral con vitrales fenomenales y estilo neogótico, escenario de la coronación de todos los Reyes de Bohemia además de ser panteón real, las columnas y los arcos de la catedral son impresionantes.
Desde afuera por la entrada al palacio, se aprecia un panorama bellísimo de la ciudad y también se puede ver a los guardias de vigilando los portales, lo mejor de todo es bajar por las calles desde arriba hasta llegar a la calle principal del barrio (Kamelitská).  Estas calles son bastantes pintorescas y no están bombardeadas de turistas como en la parte “antigua” de la ciudad, cerca del Reloj astronómico y el barrio judío.  Definitivamente esta es mi parte favorita de Praga, todo es más tranquilo.  Además de lo pasivo que se es, se pueden apreciar otros puntos de interés,  como la parroquia de San Nicolás (se puede subir a la torre de esta y admirar la ciudad desde el andén de la cúpula), la Parroquia de Nuestra Señora de Victoria, y la casa donde vivió Mozart en la cual compuso su famosa obra Don Giovanni en el barrio de Smíchov (que por cierto, por estas calles se filmo la película de Amadeus Mozart). 

Aquí en este barrio de Malá Strana tomo lugar el Congreso de Space Generation para las Naciones Unidas al que asistí (Universidad de “Carolina” de la facultad de matemáticas y física, la universidad más antigua y una de las más prestigiosas de Europa Central y Occidental), aparte de que el Congreso fue de lo más interesante por su diversidad y calibre de mentes brillantes jóvenes en el campo espacial alrededor del mundo, el congreso no podía haber tomado lugar en mejor locación.  Esta facultad es parte de lo que fue el primer monasterio jesuita de Praga anexo  a la Parroquia de San Nicolás.  Las aulas son bellísimas, con arcos neoclásicos y algunos frescos en ciertas aulas.  Durante los almuerzos del congreso tuve la oportunidad de probar comida checa autentica: sopa česká bramborová (la sopa nacional), platos rebozados de pollo, carne de res y puerco, y no podían faltar los panes knedliky (pan de harina o de papa con huevo y levadura).  

Después del congreso en las tardes, me tomaba un café en “Uzavesenyho Kafe” un lugar muy bohemio y acogedor del barrio moderno y luego cruzaba el puente Charles para admirar el castillo justo en el atardecer.  Luego recorría las calles del barrio antiguo, pasaba por el barrio de Wenceslao,  me regresaba en tranvía hasta el rio y finalmente regresaba a casa a tomar un té o una copa de vino tinto mientras escuchaba música clásica en el área del comedor de la Casa Lida (ofrecen vinos variados además de otras bebidas, las cuales tienes que pagar al final de tu estancia).  

Como ya lo he mencionado antes, pienso que al viajar y para experimentar los lugares como un habitante local (dejando a un lado el estereotipo del turista fastidioso) se necesita una combinación de flexibilidad, eficiencia y se tiene que ser bastante practico.  Obviamente, se dejan a un lado los lujos y las comodidades a la que se tiene acceso y los que se está acostumbrado, pero todo es cuestión de perspectiva y de mantener una mente abierta y una actitud positiva para que el viaje sea ameno y se convierta en una aventura.  Viéndolo de manera práctica, si la mayor parte del tiempo la voy a pasar fuera del hotel conociendo la ciudad, solo necesito una habitación barata, limpia y que provea servicios básicos en la que pueda dormir tranquilamente, es todo lo que necesito.  Además, en este tipo de lugares tipo “Bed and Breakfast” se conoce a todo tipo de personas del mundo y obtienes algunos tips extras.  Obviamente no ofrecen servicio a tu habitación en caso de que necesites algo después de ciertas horas y no hay personal que este ahí las 24 horas para atender a tus dudas, pero aun así son lugares fenomenales y entras y sales como si estuvieras en tu propia casa.  El lugar alejado de lo convencional, nos dio la oportunidad de comer en lugares que ofrecen comida Checa casera muy tradicional a precios muy bajos y además tuvimos la oportunidad de probar cerveza producida en la región, que para mi gusto es de gran calidad y tiene un sabor muy placentero. También tienen vinos regionales que compiten con los vinos italianos y franceses.  Otras comidas que que caben de mencionar son las bramborák (croquetas de papa) y el Španělské ptáčky (carne de res con relleno de tocino, huevos, cebollas y pepinillos)

Praga es uno de los lugares que ofrece grandes conciertos de música clásica, obras de teatro, shows de marionetas (tradicional en el este de Europa) y bellos conciertos pequeños y privados en parroquias de la ciudad.  Normalmente estos conciertos son ofrecidos por cuartetos o por solistas y la verdad que valen la pena.  Estar sentado bajo un techo de grandes alturas, con pinturas y frescos plasmados en sus diseños, con una arquitectura impresionante de su era y estar alrededor de iconos, velas e imágenes que narran por sí mismas la historia, la cultura y las creencias de su pueblo al son de violines, no tiene palabras.  Hablando de parroquias, el domingo y último día de mis estancia en Praga, fui a misa con Mike en la Parroquia de Nuestra Señora de la Victoria del Nino Jesús de Praga que es atendida por un convento de monjas carmelitas.  

Buscamos una iglesia que ofreciera misa en inglés o en español y dimos con esta parroquia, al entrar sentí una conexión especial, no sé si fue el ambiente, los cantos, o la espiritualidad del lugar. Esta parroquia tiene gran historia y es testigo de peregrinajes desde todas partes del todo mundo ya que se le atribuyen milagros al niño Jesús que está en esta misma.  Independientemente de si los milagros sean verdaderos o no y de las creencias de las personas que lean este blog, creo que es impresionante la fe de las personas.  La iglesia estaba completamente llena durante la misa y los coristas hicieron la misa aun todavía más especial.  Había gente de todo el mundo, de Corea, Indonesia, la India, el medio oriente, África, otras partes de Europa, y obviamente de todas las Américas.  Durante la homilía, reflexione en las bendiciones que Dios nos ha dado y en lo mucho que esas bendiciones tienen que ser compartidas con otras personas.  De igual manera me puse a pensar en el cristianismo universal y de cómo la fe une a las personas a pesar de su credo y cultura.  Los más genial de todo esto es que en cualquier parte del mundo en la que he estado, he tenido la oportunidad de asistir a misa los domingos en iglesias, catedrales, parroquias y basílicas cuya edificación y diseño por sí mismas transmiten una riqueza espiritual y cultural en las personas independientemente si están de acuerdo con el catolicismo o no (personalmente yo no estoy de acuerdo con algunas cosas).  Además de escuchar la palabra de Dios en otros lenguajes y de sentirme como si estuviera en casa, porque los cantos, los rituales de respeto, y el saludo de paz hacia el prójimo es lo mismo donde quiera, sabes que en todas partes del mundo se lee el mismo evangelio y por lo tanto las palabras de reflexión aunque tienen un mensaje parecido, llegan al corazón de las personas de maneras distintas, según sus circunstancias y sus ideologías, pero al final de cuentas nos conecta a todos de manera común.  Para más información sobre esta iglesia, les recomiendo visitar la página:  http://www.pragjesu.info/en/

Después del congreso mis últimos días en Praga fueron más destinados a “turistear”, inevitablemente me vi en la necesidad de ser parte de las manadas, por unos instantes.  No acostumbramos a comprar suvenires, pero Mike y yo si tenemos la costumbre de comprar magnetos para el refrigerador de cualquier lugar que visitamos como recuerdo personal.  Así que tuvimos que meternos entre las masas un ratito y agresivamente evadir el tráfico de personas que te atropellan en sus recorridos desmesurados por llevarse un recuerdo vivo de lo comercializado.  Ah claro, no pudo faltar mi compra milenaria, mis queridos y fabulosos campers.  Son los mejores zapatos europeos para caminar además de ser bastante chic.  Siempre que tengo la oportunidad, me compro un par porque duran bastante y son difíciles de conseguir en Estados Unidos.  Desde que compre mi primer par en Italia hace 10 años, decidí que eran mis zapatos favoritos (aun tengo ese par y es mi favorito).  Yendo a la par con lo práctico, no soy una chica de tacones altos (que tortura), mi vida es simple y el mundo se recorre mejor caminándolo cómodamente, sin ampollas, desequilibrios y tobillos torcidos, además que estar a la moda o ser víctima de ella no es lo mío. 

Por último, recorrer las calles de Praga por la noche cuando las masas de turistas se han ido a dormir es lo mejor, además de que es súper romántico.  Mike y yo recorrimos casi todo Praga a pie y bajamos la colina desde el palacio hasta el barrio nuevo para finalmente pasar por el puente Carlos y admirar la ciudad desde ese punto.  El recorrido desde la colina es bello, caminar por los  jardines reales y luego por las calles empedradas, bajar escalinatas bajo túneles que conducen a callejones mágicos y admirar las cúpulas y las estatuas iluminadas que hacen a uno retroceder al pasado, imaginarse cómo vivía la gente, sus recorridos, sus historias personales, que pasaba por sus mentes en ese preciso momento en el que igual bajaban por tales calles o admiraban las estatuas que duermen de día y admiran al observante de noche bajo una tenue lluvia y un frio un tanto ameno.  Si los monumentos y las estatuas hablaran, narrarían historias diferentes de la gente de paso y del pasar del tiempo y las diferentes generaciones vislumbradas por personas inertes en piedra.  Las estatuas de Praga probablemente aun se están acostumbrando a la diversidad de turismo, a las diferentes razas y diferentes vestimentas de los turistas de todo el mundo los cuales en una época pudieron haber sido perseguidos secretamente por ser foráneos, a la nueva etapa de una región que paso por mucha historia, que fue víctima del comunismo y que ahora se ha abierto a visitas globales.  

Intentamos ir a un concierto esa noche en la fuente Krizik, pero llegamos tarde y ya no lo alcanzamos el último concierto.  Esta fuente es muy famosa en Praga, un poco algo alejada de la ciudad, muchos transportes turistas cobran dinero por llevarte, pero nosotros tomamos el tranvía que se para justo en frente del teatro donde está la fuente.  La fuente fue construida para ofrecer conciertos de música clásica a las masas populares.  Mientras se escucha el concierto, la fuente cambia de colores según el ritmo de la música.  A un lado de la fuente este la arena Tesla donde se juega hockey.  Ese día había una multitud de adolescentes y preguntamos qué estaba pasando, un chico nos comentó que todos iban a ver al famoso DJ David Guetta.

Durante las últimas horas en Praga, Mike y yo vimos la ciudad desde la colina por última vez, bajamos por unos callejones escondidos, pedimos un shawarma de cordero para llevar en un pequeño puesto libanes, cruzamos el puente entre las masas, nos regresamos en tranvía hasta la Casa Lida, recogimos el equipaje, nos subimos a otro tranvía hasta la estación de autobuses y finalmente partimos hacia Český Krumlov, otra ciudad mágica.  Por cierto, utilizamos la flotilla de autobuses de Student Agency, que es muy barata y cómoda, te ofrecen chocolate caliente, té o café, además de que tienen internet inalámbrico.  Se pueden hacer reservaciones en línea y recomiendo que se hagan con al menos un mes de anticipación, ya que los asientos se agotan rápido. No pudimos tener mejor despedida de Praga que recorrer las calles por autobús, es una ciudad fenomenal, definitivamente una de mis favoritas en Europa Oriental.

Al regresar a Houston y terminar de escribir este blog, mi abuela me contó que la tatarabuela por parte del bisabuela Bernardo era devota del Santo Niño de Praga y en su habitación siempre tenía su imagen.  Yo no tenía idea de ambas cosas (de la existencia de esta parroquia en Praga y de la devoción de la tatarabuela).  Tal vez esa fue la conexión que sentí al entrar a la parroquia.

4/9/10

Elogio al Tio Pedro

El  lunes en la noche cuando iba hacia el gimnasio recibí una llamada de mi hermana y aunque pude haber dejado que la llamada se fuera al buzón de mensajes ya que la pude haber contestado después de hacer ejercicio, algo me dijo que la contestara inmediatamente.  Al ver el número de teléfono en el identificador de llamadas sentí que algo no andaba bien, no sé, cualquier otro día pudo haber sido una llamada común y corriente, tal vez una de tantas que son para pedir direcciones de cómo llegar a un lado (suelo ser el mapa de mi hermana), pero esta vez no, la hora, el día, el sentir extraño en el pecho, la ansiedad aquella, me hizo contestar la llamada.  Al contestarla, note la voz de mi hermana quebrada, una voz entre cortada en pedacitos de aquello que no se puede explicar al tratar de alcanzar algo que está a punto de irse y que jamás se podrá recuperar.  Luego inicia diciéndome que el tío Pedro estaba siendo transportado por una ambulancia al hospital porque lo habían encontrado en su coche sin respirar y que no sabía qué hacer, quería ir al hospital en ese momento, pero el llanto no la dejaba.  Sin pensarlo dos veces, gire el volante de mi auto en dirección contraria y le dije a mi hermana que iba para allá a recogerla y entonces le pedí que mantuviera la calma.  Al colgar, ya estaba cerca del parque que esta frente a mi casa y de pronto cambio mi realidad del mundo, mi rutina, todo aquello que de repente es normal en la vida cotidiana.  Sentí un dolor profundo y algo me dijo que este era el final del tío Pedro, no pedí una pronta recuperación en mis oraciones, pedí una paz eterna para él y que Papá Dios lo cuidara mucho.  Llegue a casa, mi esposo estaba por salir con mi hija y noto mi semblante, salió del coche y me pregunto qué estaba pasando.  Solo le dije que tenía que estar con mi familia, le conté lo de la llamada y me fui.  Luego me llamo mi hermana para decirme que no sabía cómo decirle esto a la abuela.  Decidimos no decirle nada hasta confirmar el estado de salud del tío, aunque yo sabía dentro de mí que ya no estaba en la Tierra.  El tramo del sur de la ciudad hasta el norte, el lugar donde estaba mi hermana fue de lo más largo y eterno, embotellamientos, ambulancias por todos lados, más accidentes de lo usual, el sol en su ocaso: todo parecía una ciudad en caos, como si alguna gran tragedia hubiera ocurrido.  

Pase por mi hermana, nos dirigimos hacia el hospital y recibí otra llamada, era la prima Lillie que entre sollozos me dijo que su papá había fallecido y que la abuela ya lo sabía.  Entonces la serenidad que había llegado conciliar dejo de existir y me preocupe por el estado de la abuela.  Al minuto habla la abuela al teléfono de mi hermana y le pide que se salga del trabajo ya, que pida permiso de salir, que vaya a casa y ya más no se le pudo entender entre sollozo.  Mi hermana cuelga y me dice “vamos por ella”.  Durante aquel tramo, no sé cuantas llamadas más hicimos y cuantas más recibimos, solo sé que aquel sentimiento de impotencia y de tristeza se esparció como pólvora de boca en boca por un aparato electrónico.  Al llegar a casa por la abuela, ella y mi sobrino tenían los ojos hinchados.  Nos fuimos al hospital y en el tramo aquel la abuela empezó a narrar una historia bella, de la vida de su primogénito, de las experiencias que vivió con él, de sus llamadas diarias y sus conversaciones largas, de sus recuerdos de su San Miguelito, de sus aventuras, de sus trabajos duros en la pizca, de la vida en Estados Unidos, de sus confidencias, de aquello que tenia triste al tío, de aquello que lo tenía deprimido, de los sueños que aun tenía, de aquello que nunca fue.  Narró su última conversación con el tío un día antes, sus preocupaciones y su esperanza fallida de vivir tal vez un poco más.  Todo aquel tramo solo escuche fragmentos de anécdotas que como en una película hicieron una historia de una persona que fue tan querida.  Al llegar al hospital llego la triste realidad y la abuela se despidió con todo el dolor del mundo de su primer y muy querido hijo.  Yo esperando que me pudiera escuchar le di las gracias por todo, por ser quien fue, por sus bromas, por sus consejos, por su ayuda.  Fue triste ver a su familia reunida, dolida, desolada…
Los días siguientes pasaron pero ya nada se sentía igual, solo el tiempo viajando en un estado de shock sin aun poder asimilar lo que había pasado.  Luego llego el velorio y un día antes decidí escribir un elogio.  Me senté, cerré los ojos y me transporte a tiempos pasados con el tío Pedro, lo que más recordaba de mi niñez y mi adolescencia con él.  Tanto recuerdos…me puse a pensar como la mente y el alma son las únicas fuerzas tangibles que tenemos para revivir a alguien aunque no esté aquí y de cómo gracias a eso, cada uno de nosotros que convivió con el vivieron anécdotas muy suyas, muy estrechas, muy especiales.  Cada uno de nosotros recordara el preciso momento y el preciso lugar y lo que estaba haciendo cuando recibió esa llamada tan desafortunada.  Cada quien va contar como fue todo aquello después de la llamada y las observaciones y reflexiones hechas en ese lapso de tiempo.  Lo mágico de todo es que el tío Pedro toco la vida de todos de alguna u otra forma y lo genial de esto es que todas esas experiencias son las que nos unen y las que han hecho que estemos presentes en el funeral para darle el ultimo adiós.  Después de mis reflexiones y acompañada de música de Marcos Witt y Martin Valverde, empecé a escribir el elogio.  Mientras lo escribía entonces si llore, llore y llore y mi corazón me indico que escribiera lo más trascendental de él, algo resumido.  Sin embargo, es difícil resumir en pocas palabras a un hombre al que se podría describir de tantas maneras con tantas palabras y con tanto elogio. 

Elogio al tío Pedro Sep-2-2010:

El tío Pedro fue una persona trabajadora, disciplinada,  generosa, honesta y de palabra.  Fue un hombre apasionado de todo tema que tuviera que ver con la política y la historia.  Su pasión por la historia, sobre todo la historia de su tierra natal México, era digna de admirarse y de discutir también (recuerdo alguna vez haberlo hecho enojar a propósito porque le mencione que yo iba a votar por Manuel Lopez Obrador en México y me dio un sermón de 3 horas para convencerme que mi decisión no era la apropiada, a final de cuentas le dije que solo estaba bromeando y por si tenía alguna duda de quién era mi candidato preferido, el termino por hacerme desistir de tan siquiera considerarlo.  En cuanto a la historia ni se diga, se sabía al revés y al derecho todos los grandes acontecimientos de la historia de México, sobre todo de la revolución y las décadas a partir de tal suceso.  Miren ustedes las casualidades, este año se celebra el bicentenario de México y se celebra a todos aquellos mexicanos que han contribuido a este país, yo pienso que el tío Pedro fue uno de ellos porque al menos contribuyo en compartir sus historias y su pasión por su tierra tan querida.  El charlar con el Tío Pedro era charlar de anécdotas de dónde creció, de sus experiencias trabajando en este bello y generoso país y de sus ideales.  Don Pedro como algunos lo llamaban, era una persona muy inteligente y brillante a pesar de sus cortos estudios y pienso que si él hubiera tenido la oportunidad de cursar la universidad, hubiera llegado muy lejos y hubiera expresado su sentir, sus ideales, sus creencias y su conocimiento de historia y política con más elocuencia.  Tal vez hasta hubiera sido político, pero no subestimemos sus logros, que fueron tantos para ser el primero de su generación y como primogénito en salir de su natal San Miguelito para buscar un futuro mejor para su familia de este lado y para jalar al resto de la familia Ruiz hacia adelante. 
Como tío, fue una persona cariñosa, bromista y juguetona.  Siempre bromeaba acerca de las cualidades o de los no tan agraciados defectos de las personas en nuestra familia, digamos que no era tan sutil en ciertas ocasiones, pero a como hacia reír.  Sus bromas eran indiscriminada a todos, incluso a la bisabuela que aun vive, a ella le decía:   “No le da vergüenza que yo me vaya a morir antes que usted!”, a lo cual la bisabuela respondía con risas y carcajadas.  De niña tuve la suerte de convivir con él, siempre me daba mis domingos antes de ir a misa y me trato, me regaño y me aconsejo como a otra de sus hijas.  A él le debo en gran parte bastante lo que soy y mi superación.  Siempre fue la mano derecha de la familia, el mayor, algo así como el “God Father”’ o el Padrino de la mafia o de “esta familia”.  Tenía gran influencia en las personas y su opinión era la decisión final.  

 Hoy el cielo ha ganado un ángel mas en el cielo, hoy San Pedro le ha abierto las puertas a su tocayo Pedro y si por si cualquier cosa no lo quiso dejar entrar, seguramente el Tío Pedro le dio un sermón de aquellos, hasta lograr persuadirlo de que está en su digno y santo derecho y que se ganó a ley su lugar en el cielo.  A mi tío Pedro: Hoy puedo decir que me siento privilegiada de haber sido tu sobrina, de haber vivido y compartido contigo muchas anécdotas y de haber conocido a un hombre verdaderamente honesto y generoso, ya que mucho aprendí de ti.  Descanse en paz, tu sobrina que te quiere.


El funeral del tío Pedro estuvo lleno de gente que le apreciaba y faltaron muchos más que no pudieron acompañarle.  Entre los elogios que recibió de parte de otros familiares, se menciono que el tío Pedro era tan terco, pero tan terco que hasta pudo morir como él lo quiso (en paz, sin sufrimiento y sin intervención médica), que fue un gran pilar de la familia Ruiz-Cerda y que su legado iba a quedar marcado en todos los que tuvimos el privilegio de convivir con él.  También se menciono que su casa siempre estuvo abierta para todos por su generosidad y por lo tanto fue la sede central y el punto de reunión de la familia.  El semblante del tio Pedro reflejaba mucha paz, encima del féretro se coloco una silla de caballo ya que le gustaba mucho el campo y su rancho de San Miguelito y los asistentes presenciaron una muestra de diapositivas de fotos de su vida que mostraron su labor, su cariño y sus sonrisas hacia los demás y que mostraron sus facetas como padre, esposo, hijo, hermano y tio ejemplar.  El entierro fue el más triste, el cortejo fúnebre fue conformado por sus hermanos, hijo y yerno.  Una de sus sobrinas le canto dos canciones de despedida y su hijo pronunció unas últimas palabras de despedida, agradecimiento y oración.  Sin duda se le va a extrañar.